La Marcha de No a Muchas Cosas


Una protesta el 1º de abril de 2017 en contra del Presidente Juan Manuel Santos y en contra del proceso de paz entre su gobierno y la guerrilla de las FARC. Las figuras que más promovieron la marcha eran el ex-Presidente (2002-2010) y ahora senador del Centro Democrático, Álvaro Uribe Vélez, y el ex-Procurador (2009-2016) del Partido Conservador, Alejandro Ordóñez - quienes habían sido los políticos más críticos del proceso de paz con la guerrilla.

La convocatoria inicial era "contra la corrupción", pero esa fue ampliado unos días antes de la fecha para ser en contra del Presidente Santos, y como una marcha política de apoyo a sectores opositores de la derecha. Cabe mencionar que las administraciones de Uribe en la Presidencia y Ordóñez en la Procuraduría habían sido marcado por alegaciones de corrupción, específicamente casos relacionados con alargar el tiempo en sus cargos y en el poder. Varios ministros de Uribe fueron condenados y encarcelados, y Ordóñez fue destituido de su cargo como Procurador por el Consejo de Estado.
Las marchas en varias ciudades del país eran grandes si no enormes. En Medellín, una ciudad muy conservadora y muy a favor de Uribe, claramente el ex-Presidente mostró su capacidad de movilizar su base política con una asistencia de unos 50,000 personas. La mayoría de las pancartas fueron en contra de Santos y el proceso de paz – la verdadera tema de la marcha en realidad – con pocas en contra las de "la corrupción”, un tema que más enreda y salpica los sectores y políticos que convocaron la marcha que el propio gobierno.
Arriba y izq: El ex-Presidente Álvaro Uribe Vélez y ahora senador del Centro Democrático saluda a sus seguidores en la marcha en Medellín rodeado por anillos de seguridad.
Abajo (der.): Jhon Jairo Velásquez, alias Popeye, quien era jefe de sicarios de Pablo Escobar, en la marcha con la bandera de Colombia.
Medellín, Colombia 2017